Expertos alertan sobre posibles efectos a largo plazo en la salud cerebral asociados al uso de benzodiacepinas, según investigación reciente

Index

Expertos alertan sobre posibles efectos a largo plazo en la salud cerebral asociados al uso de benzodiacepinas, según investigación reciente

Un estudio reciente ha generado un llamado de atención en la comunidad médica y científica, al revelar que el consumo de benzodiacepinas, un tipo de medicamentos utilizados para tratar el estrés, la ansiedad y el insomnio, podría tener efectos a largo plazo negativos en la salud cerebral. Los expertos involucrados en la investigación advierten sobre la necesidad de reevaluar el uso de estos medicamentos, ya que podrían estar relacionados con un mayor riesgo de desarrollar problemas de memoria, concentración y funcionamiento cognitivo en el futuro.

Alerta médica: Benzodiacepinas y sus posibles efectos a largo plazo en la salud cerebral

España es el segundo país de Europa con mayor consumo de ansiolíticos, solo por detrás de Portugal. Entre estos medicamentos, la clase más común con diferencia son las benzodiacepinas; a pesar de ello, desde hace tiempo los expertos han venido advirtiendo acerca del uso a largo plazo de estos fármacos por sus posibles efectos sobre la salud del cerebro.

Un estudio llevado a cabo sobre más de 5.000 adultos mayores encontró que el uso de benzodiacepinas se asocia con una reducción acelerada del volumen del hipocampo y la amígdala (regiones cerebrales asociadas con la memoria y la regulación del ánimo), aunque no con un mayor riesgo de padecer demencia. Estos hallazgos, apuntan los autores, apuntan a que el uso de benzodiacepinas podría tener efectos sutiles y a largo plazo en la salud del cerebro.

Las benzodiacepinas y el (incierto) riesgo de demencia

Las benzodiacepinas y el (incierto) riesgo de demencia

Las benzodiacepinas son una familia de compuestos comúnmente prescrita en adultos para los trastornos de ansiedad y del sueño. Sus efectos secundarios cognitivos en el corto plazo están bien documentados, pero en cambio su impacto en el largo plazo en procesos como la neurodegeneración o la demencia todavía no están claros del todo.

En este caso, el autor principal Frank Wolters, del Centro Médico de la Universidad Erasmo de Rotterdam (Países Bajos) y su equipo buscaban recabar más evidencias acerca del impacto del uso de benzodiacepinas en el riesgo de demencia en el largo plazo y en los marcadores de imagen de la neurodegeneración (es decir, aquellas señales detectables mediante pruebas como escáner o resonancia magnética que pueden indicar que una persona está sufriendo un proceso de este tipo).

Un estudio revelador

Para ello, tomaron datos de 5.443 adultos cognitivamente sanos (con una edad media de 71 años y mujeres en un 57% de los casos) del estudio poblacional Rotterdam Study. El uso de benzodiacepinas entre los años 1991 y 2008 en estas personas se determinó según sus historiales de dispensa en farmacia, y la incidencia de la demencia se obtuvo de sus historias médicas.

Mediante este método, encontraron que la mitad de los participantes había usado benzodiacepinas en los 15 años previos al estudio y que, durante el seguimiento de 11 años, el 13% de los voluntarios desarrolló demencia. Interesantemente, el uso de benzodiacepinas no se asoció con un mayor riesgo de demencia, pero sí con una reducción total del volumen del cerebro y con una disminución acelerada del volumen de ciertas áreas (hipocampo, amígdala y tálamo).

Conclusión y recomendación

En base a esto, concluyeron que, si bien por ahora no es posible certificar que el uso de benzodiacepinas se asocie con un mayor riesgo de padecer demencia, sí que hay evidencias de que podría resultar perjudicial para la salud cerebral, con efectos sutiles y a largo plazo. Por ello, en base a estudios como estos aconsejan que se sigan teniendo en cuenta las recomendaciones contra la prescripción y el uso a largo plazo de este tipo de fármacos.

En la actualidad, además de estos riesgos y otros (como deterioro cognitivo o más probabilidades de caídas en adultos mayores) no se aconseja el uso en el largo plazo de benzodiacepinas porque pueden provocar dependencia tanto física como psicológica.

¿Quieres recibir los mejores contenidos para cuidar tu salud y sentirte bien? Apúntate gratis a nuestra nueva newsletter.

Javier Martín

Mi nombre es Javier, soy redactor jefe con una amplia experiencia en el mundo del periodismo. Actualmente trabajo en El Informacional, un periódico independiente de actualidad nacional en Español. Me apasiona investigar y redactar noticias relevantes que mantengan informada a nuestra audiencia. En nuestro medio, nos esforzamos por ofrecer información veraz y objetiva sobre los acontecimientos más importantes del país. Mi objetivo es contribuir a la formación de una opinión pública informada y crítica. ¡Gracias por seguirnos en nuestro sitio web!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir