Ruud Gullit y el triunfo más emotivo de su carrera: la victoria en la Copa Mundial de Fútbol de 1988

En el mundo del fútbol, hay momentos que se graban en la memoria de los aficionados para siempre. Uno de ellos es, sin duda, la victoria de la selección neerlandesa en la Copa Mundial de Fútbol de 1988, un logro que supuso el mayor triunfo de la carrera de Ruud Gullit, uno de los jugadores más talentosos y carismáticos de su generación. En ese año, el fútbol neerlandés vivió un momento de gloria, y Gullit fue el héroe indiscutible del equipo, que bajo la dirección del entrenador Rinus Michels, logró derrotar a la Unión Soviética en la final y conquistar el título más prestigioso del fútbol internacional.

Index

La leyenda viviente: Ruud Gullit y su papel en el triunfo de la selección neerlandesa

«Ganar para tu país es el mejor logro de tu vida porque vives allí. Serás un héroe por el resto de tu vida»

, expresó Ruud Gullit, el capitán de la Países Bajos campeona de Europa en 1988, el único gran título de un equipo tan brillante como la 'Oranje', que tocó la gloria por única y última vez en Alemania.

Nacido el 11 de septiembre de 1962 en Ámsterdam, reconocido como uno de los grandes futbolistas de todos los tiempos, no solo de su nación, sino de todo el Viejo Continente y el mundo, Balón de Oro en 1987, por delante de Paulo Futre y de Emilio Butragueño, y de Plata en 1988, precisamente por detrás de su compañero de equipo y de selección Marco Van Basten, el fútbol de Gullit, también sus recordadas trenzas, marcó época.

Un jugador diferencial

Un jugador diferencial

Un jugador diferencial, con una clase descomunal, con llegada, con pase, con gol, con todas las cualidades de un centrocampista ofensivo que incluso jugó más allá, hasta el ataque en aquella Eurocopa 1988. Compitió contra sus rivales, pero también contra las expectativas, siendo considerado el mejor jugador del mundo de aquel entonces.

«Había mucha presión sobre mí porque había tenido una temporada muy buena; todo el mundo esperaba que hiciera lo mismo, pero estaba cansado, no podía hacerlo», admitió con el tiempo el neerlandés, que tenía a su lado a Marco Van Basten: «Afortunadamente, él estaba en buena forma, muy fresco. Lo único que hice fue darle el balón lo más rápido posible. Contra Inglaterra le di dos balones y marcó con cada uno».

La alineación de la eternidad

A su lado, dirigidos por Rinus Michels, en aquel once jugaban Hans Van Breukelen; Van Aerle, Frank Rijkaard, Ronald Koeman, Van Tiggelen; Vanenburg, Mühren, Wouters, Erwin Koeman; y Van Basten. Una alineación y un equipo para la eternidad en la selección neerlandesa, que empezó aquella Eurocopa con una derrota contra la URSS y la terminó con una victoria a modo de revancha contra la Unión Soviética.

La victoria de Países Bajos en la Eurocopa 1988 es considerada como uno de los logros más importantes de la historia del fútbol neerlandés, y Ruud Gullit fue el capitán y líder de ese equipo que conquistó el título.

Javier Martín

Mi nombre es Javier, soy redactor jefe con una amplia experiencia en el mundo del periodismo. Actualmente trabajo en El Informacional, un periódico independiente de actualidad nacional en Español. Me apasiona investigar y redactar noticias relevantes que mantengan informada a nuestra audiencia. En nuestro medio, nos esforzamos por ofrecer información veraz y objetiva sobre los acontecimientos más importantes del país. Mi objetivo es contribuir a la formación de una opinión pública informada y crítica. ¡Gracias por seguirnos en nuestro sitio web!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir