Un nuevo estudio revela que la mayoría de los perros no disfrutan del abrazo humano

Index

Un nuevo estudio revela que la mayoría de los perros no disfrutan del abrazo humano

Un estudio reciente ha arrojado resultados sorprendentes sobre la interacción entre humanos y perros. A pesar de que muchos creen que los perros disfrutan del contacto físico con sus dueños, la investigación demuestra que, en realidad, la mayoría de los perros no disfrutan del abrazo humano. Esta conclusión se basa en el análisis de las reacciones de los perros ante este tipo de interacción, que revela que muchos de ellos se sienten incómodos o incluso estresados cuando son abrazados. Este hallazgo tiene importantes implicaciones para la forma en que interactuamos con nuestros compañeros caninos y puede ayudarnos a comprender mejor sus necesidades y preferencias.

La verdad incómoda: la mayoría de los perros no disfrutan del abrazo humano

Existen múltiples formas de mostrar cariño hacia los perros teniendo en cuenta su naturaleza, como las caricias o el juego compartido. Sin embargo, un reciente estudio publicado en Applied Animal Behaviour Science ha confirmado una realidad que puede ser decepcionante para muchos titulares y cuidadores de perros: a la mayoría de ellos no les gusta que los abracen.

El debate sobre si a los perros les gusta ser abrazados no es nuevo. En 2016, el psicólogo canino Stanley Coren realizó un análisis de 250 fotos de perros siendo abrazados y descubrió que el 81.6% de los perros mostraban signos de incomodidad o estrés, tales como lamido de labios, orejas hacia atrás, desvío de la mirada y mostrar el blanco de los ojos. Solo un 7.6% de los perros parecían cómodos con los abrazos.

Señales de estrés

Señales de estrés

Las señales de estrés en los perros pueden ser fácilmente malinterpretadas por los humanos. Entre las señales más comunes se encuentran el lamido de labios, el desvío de la mirada, las orejas hacia atrás y mostrar los dientes, a menudo interpretado como una sonrisa. Estas señales indican que el perro se siente incómodo y podría estar experimentando ansiedad.

Los expertos en comportamiento canino advierten que estas señales deben ser tomadas en serio para evitar potenciales comportamientos agresivos. Uno de los problemas destacados por el estudio es la falta de comprensión por parte de los humanos de las señales de estrés canino.

La naturaleza evolutiva de los perros

Los perros son animales que están físicamente adaptados para correr y desplazarse a gran velocidad, una característica conocida en etología y biología como ‘animales corredores’. Esta capacidad les permitía escapar rápidamente de amenazas en un entorno salvaje, lo cual era esencial para su supervivencia. Los abrazos y restricciones a este movimiento veloz pueden ser percibidos por los perros como una forma de confinamiento, provocando una respuesta de estrés.

Alternativas para mostrar afecto

Para aquellos que desean mostrar afecto a sus perros sin causarles estrés, existen alternativas más adecuadas. Los expertos sugieren caricias suaves, rascar detrás de las orejas o simplemente pasar tiempo de calidad con el perro. Estas formas de interacción respetan la naturaleza del perro y fortalecen el vínculo sin causar malestar.

Educación y concienciación

El estudio subraya la importancia de educar a los titulares y convivientes con perros sobre el lenguaje corporal y las señales de estrés en los animales. Según Elizabeth Ann Walsh, los abrazos “pueden generar sentimientos de incomodidad, ansiedad, miedo, angustia y confusión en el animal”, lo que “puede derivar en que se rompa el vínculo afectivo, se generen problemas de bienestar para el can, e incluso la posibilidad de que el perro exhiba un comportamiento defensivo o agonístico al sentir que falla la comunicación”.

Por consiguiente, una mejor comprensión de estas señales puede beneficiar significativamente el bienestar de los perros. Walsh y sus colegas abogan por la creación de programas educativos que enseñen a interpretar correctamente el comportamiento canino, tanto para adultos como para niños.

Referencia: Human-dog communication: How body language and non-verbal cues are key to clarity in dog directed play, petting and hugging behaviour by humans. Elizabeth Ann Walsh y equipo. Applied Animal Behaviour Science (2024)

Rubén Flores

Hola, soy Rubén, autor en El Informacional, un periódico independiente de actualidad nacional en Español. Me apasiona investigar y compartir noticias relevantes con nuestra audiencia. Mi objetivo es ofrecer información veraz y de calidad para mantener a nuestros lectores informados sobre los acontecimientos más importantes de nuestro país. ¡Gracias por confiar en El Informacional para mantenerte al día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir